Comunicación

Sobre la transparencia

Muchas veces nos hemos preguntado sobre la transparencia. Se trata de un concepto que da miedo a los gestores, ya sean del mundo empresarial o de las distintas administraciones. Pocos políticos y menos empresarios han ejercido de forma inteligente la transparencia. Quizás el miedo de unos y otros provenga de la propia ignorancia de todos ellos.

Podríamos analizar qué significa transparencia y qué esperan ciudadanos y medios de comunicación (los sujetos del ‘otro lado’ que la reclaman permanentemente) de gobiernos y empresas.

Decía un antiguo jefe mío que la transparencia es una actitud. La transparencia no es desnudarse. De hecho, nadie en su sano juicio se desnuda sin pudor y en público. Nadie enseña lo que nuestros abuelos llamaban ‘sus vergüenzas’, porque todos, en mayor o menor grado, las tenemos. Nadie necesita una administración o unas empresas absolutamente transparentes.

Lo que ciudadanos y medios de comunicación reclaman constantemente, y con mucha razón, es el acceso a la información, su derecho a saber y querer saber,… y, en consecuencia, la obligación de empresas y gestores de lo público a facilitar esa información sin poner trabas, sin buscar subterfugios, sin utilizar apelativos que van mucho más allá de un diccionario de sinónimos para convertirse, claramente, en una forma de evitar decir la verdad. Como diría el actual presidente del Gobierno en plena campaña, es hora de decir ‘al pan, pan y al vino, vino’.

La transparencia es una actitud, una percepción. Los jueces de la transparencia son los ciudadanos y los medios de comunicación (o los grupos de interés de cada Administración y de cada empresa). Son ellos los que juzgarán si la transparencia es real o no. Si perciben una actitud transparente, el resultado inmediato será una mejora de la reputación del sujeto de la información. Si no la perciben, se generará un clima de desconfianza que redundará en una pérdida de imagen y de reputación de la empresa o de la Administración.

Es sencillo. Apostar por la transparencia no es sólo ya una cuestión de la ética de los profesionales de la Comunicación. Es una obligación que cualquier gestor privado o público debe imponerse. En ello le va el resultado y el futuro de su negocio y de su actividad.

Anuncios

3 pensamientos en “Sobre la transparencia

  1. Fantástico el tema que planteas, Manuel… Y me temo que muy caliente en España, con la falta de transperencia de la banca y Gobierno anterior en las cuentas, que está pagando el sector financiero español y la economía española muy, muy caro.

    Me guardo este blog entre mis direcciones favoritas.

    Carlos, apasionado de la comunicación y la gestión

  2. La transparencia es lo que genera la confianza. Sin lo uno no hay lo otro. Y, como en una relación, si no hay transparencia, no hay confianza y todo se viene abajo. Así que tienes mi voto para una mayor transparencia a todos los niveles, político, empresarial y social. Saludos

    • Qué gran razón tienes, Consuelo. Lo que sucede es que es muy difícil de ver…. y más difícil aún de entender para la mayoría. Y, sin embargo, es algo tan sencillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s