Comunicación/Comunicación de crisis/Responsabilidad Social

Cuestión de confianza (y II)

Vivimos un momento extraordinariamente complicado, en el que la confianza juega un importantísimo papel. ¿Por qué la prima de riesgo española es la que es? ¿Por qué cae la Bolsa dos días sí y uno no? Simplemente, porque los inversores eligen dónde meter sus dineros, que es lo mismo que dónde depositar su confianza. Y, con este clima que ahora sufrimos en España, lo cierto es que confiar en la deuda española, en los planes económicos de España… se hace muy cuesta arriba para muchos.

La confianza es un intangible. ¿Cómo se crea? Sencillamente, de la misma manera que se genera una gran marca, transmitiendo credibilidad, sinceridad y transparencia, comportamiento honesto y ético y algo muy importante que cultivamos muy poco en nuestra sociedad: VALORES. Si a todo ello le añadimos la solidez, la solvencia, la fiabilidad,…. estaremos creando un cóctel que sin duda será muy fácil de digerir para los inversores, la opinión pública y la publicada, los prescriptores y otros gobiernos e instituciones internacionales.

Pero nuestro problema, el de España, reside en que nada ni nadie transmite hoy confianza. La falta de credibilidad, de sinceridad, de transparencia, de comportamiento ético y de honestidad se unen a la debilidad y a la escasa solvencia y fiabilidad de nuestra economía. Y el resultado, con algunas honrosas excepciones, es demoledor. Los ciudadanos estamos preocupados y ya empezamos a temer por un estallido social, reconocido ya por las propias encuestas.

Decía Keshavan Nair en ‘Gandhi, el más alto estilo de liderazgo’, un libro de lecciones sobre la vida de Gandhi, que “el secretismo es el enemigo de la confianza y es el origen de la distancia que existe entre las empresas y la sociedad, las corporaciones y los clientes, la dirección y los empleados”. La receta es simple y la transparencia, un ingrediente fundamental para generar confianza.

Y para muestra, otro botón. Wallace Stevens, un poeta norteamericano fallecido en la mitad del siglo pasado, dijo una vez que “La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas la preguntas”. Tomen nota, por favor, porque la confianza no se genera sola, sino trabajando una serie de principios básicos, pasos sencillos que nuestras instituciones y dirigentes parece que se niegan a dar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s