Los uniformes del equipo olímpico español

En el día de ayer, viernes 4 de mayo, se presentaron oficialmente los uniformes oficiales del equipo olímpico español. Mucho se ha hablado sobre la estética. Twitter y Facebook recogían las críticas, algunas interesadas, al diseño del uniforme. Lo cierto es que, feos o bonitos, ninguno entró en el fondo verdadero de la cuestión, hasta que esta mañana he leído un comentario de José Manuel Velasco en su blog FábulasdeComunicación, que resume en pocas palabras mi propio sentir.

La verdad es que hoy en día deberíamos considerar poco importante que los diseños sean feos o bonitos. Nadie nos ha preguntado por el chándal de la selección española de fútbol o por la segunda o tercera equipación del Córdoba Club de Fútbol, mi equipo del alma. A estas alturas, ya estamos curados de espanto y hemos visto casi de todo. El diseño debería ser lo de menos. Aún así, he asistido estupefacto a dos grandes debates públicos en los últimos tiempos en torno al diseño de la ropa deportiva: el primero, el provocado por aquella camiseta del Athletic de Bilbao, que generó una marea de críticas en San Mamés. La segunda, éste de ayer, que comenzó, como muchos otras, en Twitter y sigue vivo en este momento.

Pero, como decía, el diseño es lo de menos (o al menos no debería ser lo más importante).

Lo que de verdad debería preocuparnos es el origen del diseño. Y ésa es la clave que aporta Velasco de forma tan acertada y que comparto al 100%. Los uniformes del equipo olímpico español ¡¡¡¡son rusos!!!!

En este momento, el Gobierno español, con el ministro de Exteriores Margallo a la cabeza, está empeñado en el lanzamiento de la Marca España. Debemos recuperar crédito internacional como sea y por eso necesitamos que España transmita credibilidad, confianza, solidez,….. Y es cierto que con pequeños detalles como éste no vamos a conseguir que los mercados, los famosos mercados, confíen más en nosotros. Pero, sinceramente, ¿qué estamos comunicando al exterior cuando los uniformes oficiales de España, en un acontecimiento que concita el interés mundial, son de otro país? ¿Acaso no tenemos entre nosotros algunos de los diseñadores más afamados de todo el mundo? ¿Estamos lanzando al exterior un mensaje de confianza en nosotros mismos, en nuestros productos, en nuestras empresas, en nuestra gente….? ¿De verdad puede justificarse esta medida con el argumento de que el diseñador ruso es patrocinador del equipo olímpico? Está claro que la autoridad deportiva ha ingresado un dinero, pero ¿cuánto vale una campaña, bien diseñada y lanzada al exterior, basada en el argumento de que el equipo olímpico español utiliza prendas españolas porque dispone de los mejores diseñadores del mundo? Seguramente no hubiésemos generado cash, pero sí podríamos haber ingresado una inmensa cantidad de ‘intangibles’, en forma de confianza y credibilidad en lo nuestro.

En mi pueblo hay un refrán que dice ‘Un grano no hace granero, pero ayuda al compañero’. Estamos construyendo el granero de la Marca España. Y el pequeño grano que supone el diseño de un uniforme oficial no va a ser la base sobre la que se sustente el proyecto de Marca España, pero desde luego hubiese ayudado a comunicar que los españoles, nuestras autoridades, confían en nuestros productos.

Como dice Velasco, ‘otra trastada más’. Y ésta sí que ha constituido, de verdad, un #EjerciciodeComunicación, pero un ejercicio que demuestra, a las claras, lo que no se debe hacer.

Anuncios

Un pensamiento en “Los uniformes del equipo olímpico español

  1. Pingback: Los uniformes olímpicos | Ejercicios de Comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s