El fútbol y la política

Estos días se ha hablado mucho de las declaraciones de la presidente de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, acerca de la posibilidad de que el himno de España y el príncipe Felipe sean objeto de abucheos, burlas y pitadas durante la final de la Copa del Rey de Fútbol, encuentro que disputan mañana, 25 de mayo, el FC Barcelona y el Athétic de Bilbao.

La presidenta, que por supuesto tiene muchos que la siguen y la apoyan, no ha encontrado sin embargo eco entre los partidos políticos, ni siquiera en el suyo. El PP se ha desmarcado de esas declaraciones, realizadas en un contexto aparentemente inoportuno, ya que generan un debate que a quien más alimenta y beneficia es a los promotores de los silbidos y abucheos.

Si es así y parece todo tan claro, ¿por qué Esperanza Aguirre, animal político donde los haya, realiza esas declaraciones, aparentemente inoportunas?

Las declaraciones, y sus consecuencias, deberían ser objeto no de un ‘Ejercicio de Comunicación’, sino de todo un Tratado sobre la Comunicación Política.

Quizás todo se inicia el pasado viernes, cuando el Gobierno desvela que tres Comunidades Autónomas (y dos de ellas, Madrid y la Comunidad Valenciana de forma muy especial) han sobrepasado los límites presupuestarios y aumentado su déficit en 2011, déficit que, aparentemente, mantenían oculto.

En un contexto en el que la lucha contra el déficit se está convirtiendo en la principal arma argumental del Gobierno (ya lo dijo Montoro, ‘hay que impedir el déficit por Ley’), estaba claro que la posición de los líderes cuyas Comunidades Autónomas han experimentado un enorme crecimiento en el déficit eran cuanto menos incómoda.

En el caso de Fabra, se trata de un presidente que lleva relativamente poco tiempo en el cargo y podía achacar el aumento al anterior. Así de sencillo. Pero en el caso de Esperanza Aguirre, que lleva años en el cargo, años pregonando contra el déficit, años defendiendo la gestión modélica de la Comunidad de Madrid y que en los últimos tiempos ha atacado con extrema dureza al Gobierno de Zapatero por el aumento del déficit del Estado,…. la situación no es tan sencilla.

Se comenta en los ambientes períodísticos que Esperanza Aguirre quería generar este debate en torno a la final de la Copa del Rey. De hecho, se dice que ella misma pidió que le hiciesen una pregunta en torno a este asunto, porque tenía más que meditada la respuesta, respuesta que ella sabía iba a generar polvareda y que iba a encontrar un gran respaldo entre la ciudadanía, especialmente en Madrid. Si así fuera, estamos ante un debate generado de forma deliberada y de una maniobra política de distracción.

Es, quizás, algo que nunca sabremos y que sólo la presidenta Aguirre sabe a ciencia cierta. En cualquier caso, haya sido para desviar la atención o para conseguir que los focos se centren en ella otra vez, la maniobra ha tenido efecto y demuestra, como decía antes, que estamos ante un tremendo animal político.

Anuncios

3 pensamientos en “El fútbol y la política

  1. Pingback: El fútbol y la política | Ejercicios de Comunicación

  2. Esta señora reclama ahora el uso del derecho de “libertad de expresión”, justamente el que ella intentó eliminar solicitando que si había pitos el partido se jugara a puerta cerrada. A mí me parece que está jugando al despiste.

  3. Populismo barato, chabacano, que demuestra la escasa altura política de esta persona. Esta entrada, interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s