La Casa Real se estrena en Comunicación (pero queda recorrido)

Hace años, la Casa Real era, para los profesionales de la Comunicación, un destino dorado. Sólo había que estar allí y cuidar la imagen ‘campechana’ de los Reyes, para lo cual no hacía falta, evidentemente, recurrir en exceso a la imaginación. Y digo ‘dorado’ no porque supusiera un reto para un profesional, sino porque era lo más parecido a un retiro. Desde luego, nada que ver con lo que un buen profesional busca para su propio desarrollo.

Pero he aquí que en los últimos años la casa Real se ha visto zarandeada por una serie de escándolos que, de una u otra forma, han sacudido la imagen del Rey y de toda la familia Real. El divorcio de la Infanta Elena (precedido de dimes y diretes en torno a la figura de Marichalar); el escándalo del Instituto Noos y la supuesta trama en torno a él, con Iñaki Urdangarín como elemento que salpica negativamente la imagen de la Casa Real; el último accidente de Froilán y la cacería del Rey en Botswana han puesto en tela de juicio el papel de la Casa Real en muy poco tiempo.

Desde hace meses, tras el último cambio de Jefe de la Casa Real, Javier Ayuso, profesional de la Comunicación de enorme envergadura, se hizo cargo de la función de Comunicación. Y muchos han sido los cambios que, desde este punto de vista, se han percibido, cambios que no es necesario enumerar (apartar a Urdangarín de la agenda de la Familia Real, el ofrecimiento de disculpas del Rey,….) y que culminan con la nueva imagen que la Casa Real quiere transmitir a través de internet.

Desde luego, hay que adaptarse a los cambios. Y ofrecer una imagen más ‘normal’, más convencional, forma parte de esa estrategia de Comunicación, basada en querer hacer aún más cercana la imagen de los Reyes. El cambio se está notando.

Sigue habiendo, por supuesto, asignaturas pendientes. Si tecleas en www.google.es ‘Casa Real’, esta nueva página web ni siquiera aparece como opción en la primera página. Todo lo que aparecen son noticias, desde una de ‘Hola’ a otra de ‘Republica.com’. Pero la web www.casareal.es no aparece.

En Twitter no existe una cuenta oficial de la Casa Real. La única cuenta relacionada con los monarcas españoles es @Casa_Real_, registrada como ‘no oficial’ y que cuenta con más de 5.000 seguidores. Esta cuenta se comporta realmente como una cuenta oficial, toda vez que sus tweets se corresponden siempre con actos oficiales de la familia Real. Oficializar esta cuenta debería estar ya entre los asuntos urgentes del departamento de Ayuso, puesto que Twitter es un canal de comunicación y de relación con los ciudadanos que permite enviar mensajes directos a los seguidores. Desde este punto de vista, Twitter se configura como la herramienta perfecta al servicio de la estrategia de acercamiento de la Casa Real a la ciudadanía que está poniendo en marcha Ayuso.

Javier Ayuso y su equipo tienen ante sí una tarea compleja: recomponer la imagen de la Casa Real, en general, y del Rey en particular. Y no lo tiene nada fácil. Debe medir bien. Si se empeñan en cumplir a rajatabla con el objetivo de cercanía a la ciudadanía es posible que sufran algún tropiezo. De hecho, uno de los primeros mensajes emitidos a través de la web, la carta de SM el Rey Don Juan Carlos, ya ha sido objeto de todo tipo de comentarios.

La Comunicación de Casa Real no tiene precedentes. Nunca se hizo, porque realmente nunca se necesitó. El camino, ahora, se presenta apasionante para cualquier profesional de la Comunicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s